Vuelta a la Argentina en Gilera, se viene la tercera!

Hace casi dos años que no escribo en este blog. Si, dos años!
Es que filmar y editar videos y luego subirlos a YouTube –mientras uno va viajando- lleva mucho tiempo y dedicación. Es muy dificil hacer bien las dos cosas. Si te dedicas a escribir, tenés que dejar de lado la calidad y frecuencia de los videos. Si hacés incapié en los videos, la escritura queda en segundo plano. Aunque, debo confesar –y reconocer- que más que tiempo, lo que no tuve durante este período fueron ganas de escribir. Resulta que los videos me salen solos, casi de forma natural. La inspiración para la escritura, en cambio, no llega así por que sí. Hay momentos en los que las palabras brotan solas y hay otros en los que no se me cae una puta idea. En fin.

Estoy a punto de iniciar un nuevo viaje y eso trae aparejado un montón de cosas que quiero contarles.
En primer lugar explico –para aquellos que no vieron mis videos– que se trata de la tercera y última etapa de la “Vuelta a la Argentina en Gilera”. Este viaje que yo pensaba que iba a durar unos diez o doce meses va en camino a cumplir tres años (contando los momentos de viaje y los parates que hubo entre medio).

La “Vuelta a la Argentina en Gilera” tiene como objetivo recorrer todo el territorio argentino. Hasta el momento podría decirse que he cumplido la mitad de ese objetivo. Llevo recorridas once de las veintitrés provincias de Argentina y en esta próxima etapa, completaré lo que me falta, todo el norte argentino.

El 12 de febrero de 2017 inicio el viaje. Como siempre lo hice, salgo desde Santo Tomé y esta vez tomo rumbo oeste. Me voy para Córdoba, provincia que amo con toda mi alma ya que allí pasé los momentos más felices que recuerdo de mi infancia, cuando en los veranos ibamos de vacaciones con mi familia. Siempre hacíamos lo mismo. Nos ibamos derecho a Carlos Paz, pasábamos cinco o seis días allá y nos volvíamos. Y a pesar de que, año tras año, el lugar era siempre el mismo nos las arreglábamos para hacer o descubrir algo nuevo. Las vacaciones se viven de una manera tan intensa que es imposible no pasarla bien. Si hay algo que extraño de mi antigua vida, justamente, son las vacaciones. Bueno, me fui por las ramas, retomemos la vuelta a la Argentina.

Como les decía, recorreré todo el norte. Partiendo de Santa Fe atravesaré las siguientes provincias, más o menos en éste orden: Córdoba, San Luis, San Juan, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Formosa, Chaco, Corrientes, Misiones, Entre Ríos y puede que antes de llegar a Santa Fe, me dé una vueltita nuevamente por Buenos Aires (la gran ciudad, tira).

El modo y estilo de viaje es el mismo que adopté en las etapas previas. Viaje lento y en solitario. Misma moto, aguante Caprichosa! Recorridos diarios de corta distancia. Estadía de algunos días en lugares de interés y obviamente ir generando contenido en videos, fotos y textos para compartir con ustedes y así puedan viajar conmigo.
Algunas otras cosas van a cambiar, por ejemplo, el equipaje. Esta vez trataré de llevar lo menos posible, sólo lo indispensable. Aunque siempre digo lo mismo y termino cargando hasta los cactus. Otra cosa que cambiará será el estilo de los videos. Trataré de centrarme más en las historias, los lugares y los personajes que vayan apareciendo, más que en la calidad de imagen al mostrar las paisajes naturales y urbanos. La frecuencia también puede que cambie. Ya no haré un video por día como hice en la segunda etapa –casi me vuelvo loco, no se que se me pasó por la cabeza- sino que intentaré hacer dos videos semanales y agregar mayor contenido. Aunque por muchos planes y preparativos que haga, esto se irá viendo sobre la marcha. Todo puede ir cambiando.

Les cuento que tenía un poco de miedo de hacer este viaje. Ustedes pensarán “que boludez”, como va a tener miedo un tipo que ya recorrió más de 30.000 kilómetros, conoce varios países, viajó sólo con una moto del año 1970, etc… pero la realidad es que somos animales de costumbres y cuando uno vuelve a la zona de confort y pasa mucho tiempo sin viajar, todo tiende a ser como antes. Eso si, estos temores desaparecen cuando uno reinicia el viaje. Apenas un par de kilómetros son suficientes para limpiar la mente de esos miedos, estructuras, paradigmas y prejuicios que se nos fueron incrustando al vivir en un solo lugar y no poder ver un poquito más allá.

Antes de cerrar este post, les quiero hacer una invitación. Se me ocurrió que podíamos hacer una juntada el día de la partida para conocernos, charlar un rato y si pinta, hacer unos kilómetros juntos. Todos aquellos que quieran venir a Santoto el 12 de febrero –viajeros, motociclistas, agrupaciones, motoclubes, amigos y enemigos- están invitados. Ya les avisaré por Facebook y YouTube los detalles y horarios pero si les interesa, vayan reservando ese día para la juntada. Si ya nos conocemos, va a estar bueno volver a vernos y si aún no tuve el gusto, será una buena oportunidad para conocernos y cruzar unas palabras.
Ahora sí, me despido de ustedes y sigo preparando el viaje, que aún queda mucho por hacer. Gracias por leerme, que tengan un buen año y nos vemos en algún lugar de la Argentina (o del mundo).